Informe de la conferencia del 09/05/2017 sobre la situación de Medio Oriente

Compartir en FacebookTwitterCompartir en LinkedInCompartir en Google+

Con una nutrida concurrencia que llenó el salón del Círculo de Legisladores Nacionales, el martes 09-05-17 se realizó la primera conferencia del ciclo “Una política exterior para el siglo XXI”, que organiza para este año el Instituto de Política Internacional La Hora de los Pueblos.

Destacamos y agradecemos especialmente la presencia de los señores Anton Cherepov y Vladimir Finyutin, diplomáticos de la Embajada de Rusia, y del señor Paulo Cezar Rotella Braga, diplomático de la Embajada del Brasil.

En esta primera conferencia se abordó el tema de la situación de Siria y Medio Oriente, según la visión que expuso el embajador de ese país en la Argentina, señor Hamzeh Dawalibi.

Participaron como panelistas los analistas:

  • Juan Archibaldo Lanús, embajador de carrera, ex vice canciller, embajador en las Naciones Unidas y en Francia, además de autor de numerosos libros.
  • Adrián Salbuchi: investigador y analista en geopolítica y economía; fundador del Proyecto Segunda República (PSR); y autor de varios libros.
  • Carlos Andrés Ortiz: contador público, diplomado en Geopolítica, especialista en Gestión de Producción y Ambiente. Autor de varios libros.
  • Tamara Lalli: periodista profesional, conductora del programa radial “Orígenes”, corresponsal de guerra de destacada actuación durante la invasión de Israel al Libano en 2006.

Dada la importancia de la conferencia del Sr. Hamzeh Dawalibi, en un anexo que va al final de este informe, transcribimos íntegramente su texto.

Finalizada la conferencia del embajador de Siria, los 4 especialistas citados analizaron la situación de ese país y de Medio Oriente, y comentaron los conceptos vertidos por el Sr. Dawalibi.

En ese sentido, el embajador Archibaldo Lanús remarcó que la actitud del llamado “bloque occidental” (fundamentalmente, EE.UU., Gran Bretaña, algunos países del golfo arábigo, la Unión Europea e Israel), han ido demasiado lejos en sus interesados ataques a Siria, y en el montaje de pretextos para justificarlos. Agregó que tales ataques han llevado a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a una crisis terminal, de la cual no se observa una salida razonable, y que puede llevar incluso a la disolución de ese organismo internacional.

Archibaldo Lanús recordó, al respecto, que el clima bélico que se creó entre los llamados imperios centrales (Alemania y Austro-Hungría) y los denominados “aliados” (Gran Bretaña, Francia y otros países europeos, con la adhesión final de EEUU) produjo el colapso final del tablero internacional que se había estructurado en el tratado de Viena de 1815, suscripto luego de la derrota definitiva de Napoleón Bonaparte.

La vorágine de aquella escalada de violencia, según Lanús, se tornó inmanejable, produjo la primera guerra mundial con sus millones de muertos y destruyó el tablero internacional que había regido durante 100 años.

Añadió el orador que un fenómeno similar se produjo en la década de 1930, al enfrentarse la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini con la coalición “aliada”, nuevamente dirigida por gran Bretaña y Francia. En esta segunda ocasión, los “aliados” contaron también con el apoyo de EE.UU., que al principio les prestó sólo auxilio logístico, y terminó siendo el conductor de la arremetida contra Alemania e Italia, bajo la dirección del Gral. Dwight Eisenhower.

Y nuevamente dicha escalada de violencia se tornó inmanejable y desembocó en la más atroz guerra mundial (en realidad, internacional) de la historia. Con ella quedó destruida la segunda organización internacional que fue la Sociedad de las Naciones.

Hoy, la actual escalada de “occidente” contra virtualmente el resto del mundo, según el embajador Lanús, ha destruido el tablero mundial creado por la ONU y nadie sabe cómo terminará el conflicto.

Finalmente, puso al caso de Siria como ejemplo y escenario central de esta escalada de violencia sin sentido que lleva adelante EEUU y “Occidente” contra Medio Oriente.

Adrián Salbuchi, a su turno, afirmó que la inoperancia de las Naciones Unidas, para resolver la dificilísima problemática de Medio Oriente (en general) y Siria (en particular), se debe a la ausencia de una adecuada comprensión de nuevos factores, que son propios de fines del siglo XX y XXI, y que forman y deforman las realidades geopolíticas.

Sin ir más lejos, dijo, la ONU fracasa sistemáticamente debido a que carece de instancias institucionales para resolver conflictos entre actores públicos y actores privados.

Señaló que uno de los más dramáticos cambios de nuestros tiempos es la “privatización del poder”, o sea, que el poder real se ha concentrado cada vez más en el ámbito privado, a costas del poder público. De esa manera, agregó, el poder público hoy es depositario de un poder formal, que crecientemente se limita a ejecutar las decisiones emanadas de aquel poder real privado.

No sólo se trata de entes privados como empresas y bancos, sino también de entes de planeamiento geopolítico como es la nutrida red de “think-tanks” o bancos de cerebros en distintos países del mundo -notablemente en los EEUU, Reino Unido y Europa– cuya misión consiste en diseñar y planificar estrategias orientadas a servir los intereses del poder privado.

En la actualidad, algunos de estos entes de origen privado son, incluso, clandestinos.  Parecen hacer sido diseñados para operar como instrumentos o armas mayormente al servicio de actores privados, como son los grupos terroristas y entes como ISIS y Al-Qaeda.

Salbuchi citó la anécdota relatada por el General (4 Estrellas) del Ejército de EEUU, Wesley Clarke (ex Comandante Supremo de la OTAN) quién fuera sorprendido cuando le informaron en el Pentágono, poco después del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York (11-9-01), que EEUU planificaba “destruir siete países de Medio Oriente en la próxima década”: Irak, Sudan, Somalia, Líbano y Libia, terminando con Siria e Irán. Tal objetivo no se condecía con la problemática de la seguridad nacional de EEUU, ni con su interés nacional, pero coincidía perfectamente con los intereses de la estructura de empresas privadas de petróleo, gas y armamentos, junto a poderosos think-tanks sionistas (pro Israel) como AIPAC, que controlan los ejes clave del gobierno de EEUU.

Hoy en día, concluyó Salbuchi, el concepto de la “privatización del poder” conforma el fenómeno central que permite comprender mejor muchos de los complejos procesos geopolíticos del mundo actual, que resultan incomprensibles si nos limitamos a analizar tan solo las acciones de y entre los Estados Nacionales.

El economista y analista  geopolítico Carlos Andrés Ortiz centró su palabras en las consecuencias negativas que tiene para nuestro país la política del llamado “bloque occidental”, y su comparación con la agresión que sufre hoy el pueblo sirio y su legítimo gobierno.

La buena integración social de la Argentina, agregó, es una de nuestras mayores fortalezas, pues convivimos en paz, armoniosamente e integrados, con nuestra diversidad de orígenes, de religiones y culturas de nuestros ancestros, conformando la identidad argentina. Y así vivía Siria antes de la agresión “occidental”, aunque no todo el Medio Oriente.

La situación bélica del Medio Oriente no se debe trasladar a la Argentina, y en cambio es deseable que la paz de la Argentina pueda replicarse allá, y que le sea restituida a Siria, como lo merece.

Siria padece la agresión militar de los mismos centros de poder (las potencias neocolonialistas principales: EEUU, Gran Bretaña y Francia) que agreden nuestra cultura, nuestra economía y nuestra finanzas. Acá nos agreden por medio de los personeros de las finanzas transnacionales, los mercenarios de la incomunicación y algunas ONGs, entre estas últimas, ciertas indigenistas y ultra ecologistas, las principales de ellas manejadas y financiadas por Gran Bretaña. Mapuche Nation, con sede en Bristol, Gran Bretaña, busca la balcanización argentina; mientras los “ecologistas” buscan que se acepte el subdesarrollo crónico.

En Siria, bandas de terroristas mercenarios, pagados por “Occidente”, están martirizando a su pueblo.

Entre nosotros, se quiere instalar la falsedad de la supuesta existencia de sólo dos doctrinas económicas; comunismo y ultra liberalismo, falacia que se enseña en las Universidades y en los Institutos Militares. El endeudamiento creciente actual, nos está llevando a una situación como la del 2001, en cuya crisis terminal se quiso instalar la perversa idea de permutar deuda por territorios.

En Siria están matando o expulsando a sus habitantes para dominar su territorio y quedarse con sus riquezas. Hoy, el neoliberalismo vigente está despoblando la Patagonia, como paso previo a la balcanización y al dominio total de nuestra mayor riqueza: un vasto y rico territorio.

La Argentina resistirá, como resiste Siria, pueblo nacional noble y valiente, cuyo ejemplo de patriotismo admiramos, hoy más que nunca.

Gracias por sus cálidas palabras, señor embajador Dawalibi.

La periodista Tamara Lalli, nacida en Siria, hija de libaneses y nacionalizada argentina, dedicó su intervención a demostrar, con gran respaldo probatorio, que la llamada guerra civil de Siria es, en realidad, un ataque programado, orquestado, financiado, dirigido y realizado por los servicios secretos de inteligencia de “Occidente”, especialmente de EEUU e Israel, para quebrar y desintegrar a ese milenario país del Medio Oriente.

Según explicó y probó la señora Lalli, todas o prácticamente todas las noticias y muestras gráficas y televisivas que nos llegan sobre los “atroces ataques del gobierno sirio contra su propia población” son escenas o relatos trucados por expertos técnicos de Hollywood. Y esos trucos son difundidos inmediatamente a todo el mundo por una inmensa red de medios periodísticos, entre los cuales se encuentran –sugestivamente- todos los medios argentinos de alguna significación, sean de “izquierda” o de “derecha”: desde Clarín y LA NACIÓN, hasta Página/12 y la ristra de medios que poseía la dupla Spolsky-Garfunkel. (1)

Tamara aportó, incluso, detalles de muchos casos, en los que, invariablemente, un actor de cine representaba ante las cámaras de TV una barbaridad inhumana, mientras el locutor en “off” aseguraba que el criminal era un agente del gobierno de Siria.

Relató, también con profusión de detalles, el caso del derrame intencionado de gas venenoso que se produjo hace un tiempo en un  barrio de Damasco, hecho criminal que la prensa “occidental” atribuyó al presidente sirio, señor Bachar Al Assad. La verdad fue develada poco después por investigadores profesionales e imparciales: el gas venenoso derramado provenía de las filas de “los voluntarios” del “Ejército de Liberación”, es decir, de los terroristas mercenarios pagados por “Occidente”.

La señora Lalli ratificó que se trataba de escenas trucadas y, para ello, remarcó el sugestivo hecho de que, en ellas, “las víctimas” siempre eran niños, nunca sus padres…\

(1) Nota del IPI La Hora de los Pueblos:

Al respecto, conviene leer y analizar con detenimiento el extenso y muy documentado trabajo de investigación que ha difundido en estos días nuestro compañero Javier Llorens, desde Córdoba. En ese estudio, Llorens ofrece pruebas de gran seriedad y confiabilidad sobre el verdadero dueño del diario porteño LA NACIÓN, que sería un grupo de sociedades fantasmas que –sugestivamente- responden o están vinculadas estrechamente con la CIA norteamericana. Tales empresas fantasmas, al parecer, verdaderas taparrabos de la CIA, son:

  • Barton Corp, de las Islas Caimán, a nombre de Matilde Ana María Noble Mitre de Saguier, viuda de Julio Saguier, ex intendente radical de Buenos Aires, y sobrina de Roberto Noble, el fundador de diario Clarín. La señora Matilde Noble Mitre de Saguier es madre del actual presidente de SA LA NACIÓN, doctor Julio Saguier, y de Fernán Saguier, director periodístico del diario LA NACIÒN.
  • MNMS Holding SA, inscripta como sociedad argentina, que controla a Barton Corp, y figura también a nombre de Matilde Ana María Noble Mitre de Saguier y sus hijos.
  • Korn Corp AVV, de las Islas Caimán, controlada, a su vez, por Barton Corp.
  • SA LA NACIÓN, argentina, también de propiedad formal de la familia de la señora Matilde Ana María Noble Mitre de Saguier y sus hijos, y controlada directamente       por la cabeza del grupo, la MNMS Holding SA.
  • Matilde Ana María Noble Mitre de Saguier Corp, de las Islas Vírgenes Británicas, controlada por MNMS Holding SA.
  • Citco B.V.1, de las Islas Vírgenes Británicas, controlada por MNMS Holding SA.
  • En 1995, la familia de Matilde Ana María Noble Mitre de Saguier obtuvo, en EEUU, un supuesto préstamo de aproximadamente 40 millones de dólares del Claridgen Bank, la rama de “banca privada” del Credit Suisse, que luego se transformó en Claridgen Leu, y posteriormente se fusionó con el Credit Suisse. El Credit Suisse tenía como representante en la Argentina a los hermanos Rohm, del quebrado Banco General de Negocios.
  • La vinculación del grupo MNMS Holding-Barton Corp-Familia Saguier con la CIA se habría establecido a través del estudio jurídico neoyorkino “Fox Horán & Camerini LLP”, vinculado estrechamente con el gobierno de EEUU y su servicio secreto. A ese estudio pertenece Rafael Ginebra, abogado de fluida relación con la CIA y el gobierno norteamericano y, a su vez, director de MNSM Holding SA, desde febrero de 1996, año en que los Saguier aparecen aportando un capital extra de 40 millones de dólares (los 40 millones de dólares prestados por el Claridgen Bank- Credit Suisse) y con ellos compran las acciones de los Mitre…
  • Y lo más sorprendente: ninguna de esas sociedades offshore (fantasmas) figuran en la base de datos opencorporates.com, la mayor base de datos de empresas del mundo, afirma Llorens.